Condenan a clínica de Santiago a pagar $895 millones a familia de La Serena

Según consigna Las Últimas Noticias, Agustín ya tiene 9 años y en marzo del 2018 será todo un jovencito de 10. Su papá, Matías Pizarro de la Piedra, cuenta que él es el centro de atención del hogar. Que la habitación del pequeño en su casa de La Serena, los afiches de personajes infantiles han dado paso a un montón de utensilios médicos, es donde todo pasa.

“Yo no espero que algún día camine o que sonría. No sé si ve, pero estoy convencido de que escucha”, agrega. Agustín padece de parálisis cerebral severa, tetraplejía espástica y retraso del desarrollo psicomotor severo. Y no tiene idea de que, tras varios años, la Corte Suprema acaba de confirmar un fallo de mayo de 2016 en el que a él se le otorga una suma de $400.000.000 por concepto de daño moral, 200 millones más para cada uno de sus padres, también por daño mural; y $95.157.848 por el daño patrimonial suscitado en la familia.

En total son $895.157.848, más reajustes lo que deberá pagar la Clínica Tabancura, el lugar donde nació el niño y el ginecólogo que trataba a Francisca Landeo, la madre de Agustín.

Según el fallo, el 20 de marzo de 2008, cerca de las 16 horas, cuando Francisca Landeo ya estaba internada en el centro médico a la espera de tener su guagua, los indicadores del monitor cardiaco se movieron drásticamente. Los latidos de Agustín se habían desacelerado, por lo que los padres del menor dieron aviso al personal de la clínica.

La matrona a cargo les dijo que no se preocuparan y telefoneó al doctor  quien se encontraba en su consulta privada en la comuna de Providencia.

A las 17.45 horas de ese día, entonces, y siempre de acuerdo al fallo, otro médico le avisó a Matías Pizarro que su esposa había sido llevada de urgencia al pabellón. Pero cuando lo dejaron entrar a acompañarla, el equipo médico seguía a la espera del ginecólogo, quien aún no aparecía. A esas alturas, la inyección epidural incluso había perdido su efecto. Ante la emergencia, otro doctor debió realizar la cesárea.

Agustín nació a las 18:41 horas, y durante el procedimiento de parto tuvo una severa asfixia neonatal en el vientre, la que derivó en las secuelas permanentes del menor.

La Clínica Tabancura aseguró a través de un comunicado que “no compartimos el fallo emitido por la Corte Suprema, en especial a lo referido en la responsabilidad que se le entrega a nuestra institución en este caso. Sin embargo, acataremos la sentencia del máximo tribunal”.

1 Comment

  1. Felipe Reyes

    Diciembre 13, 2017 at 7:50 pm

    daño mural??

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *