HORA DE DEFINICIONES

En ambas instituciones del fútbol profesional local se están tomando resoluciones importantes. Decisivas para el futuro de los clubes y que los hinchas siguen con atención, para visualizar lo que sucederá con el destino deportivo de granates y piratas.

 

En Coquimbo Unido y Deportes La Serena se está en hora de definiciones. Determinaciones que sentenciarán el destino próximo desde el punto de vista futbolístico e institucional, instancia en la que no se pueden cometer errores.

Ya existe la experiencia en ambos clubes con procesos de asociatividad que se han vivido y que, a la luz de los resultados, fueron un fracaso.

Tanto en los papayeros, con lo vivido años atrás con “Granate SA” y el descenso del club; como también la convivencia de los aficionados aurinegros junto a “Inversiones Villarreal” (grupo económico del representante de jugadores Sergio Morales), las experiencias no han sido buenas. Por algo se han liquidado los contratos y hoy se intenta buscar una nueva fórmula para cimentar el mediano y largo plazo.

A Deportes La Serena llega Cristian Contador Vera, ejecutivo ligado al rubro de la construcción. Éste vendría a invertir una suma importante (que no ha sido determinada) la que serviría para paliar parte del importante déficit institucional, a cambio de una fórmula de concesión que lo ligaría al club por 15 años, lo que es considerado excesivo por sectores de la hinchada.

Claridad sobre dichos temas tendremos en los próximos días, sobre todo lo que más reclama la familia deportiva serenense: el resguardo de la esencia histórica del club y que no se convierta en un negocio más para privados que pretenden utilizar equipos de fútbol para realizar transacciones con dudosos beneficios para los colores locales.

En el caso de Coquimbo Unido se vive el movimiento inverso. Los diversos grupos directivos insertos en la Sociedad Anónima están en la mismo predicamente: liquidar el contrato de concesión con “Inversiones Villarreal” y el representante de futbolistas Sergio Morales.

La negociación ha sido larga y prácticamente no se han ventilado detalles, sin embargo es público el hecho que ambas posturas tendrían el mismo objetivo que no es otro que la administración y la toma de decisiones deportivas en el club vuelva a manos de “Coquimbanos Por Siempre”, la familia Sánchez y la Corporación.

En estos días se debe finiquitar la desvinculación de Morales con Coquimbo Unido y la estructuración del trabajo a futuro dependerá de la capacidad de gestión del pdte. Jorge Contador y el grupo de dirigentes “históricos” de los piratas, desde donde se acuñarán los sueños de volver a la división de honor.

Días claves para ambos equipo, donde se espera que los regentes tengas la máxima claridad de que la hora de definiciones se transforme en la germinación de buenos augurios para las aficiones que han sufrido hasta decir basta en la Primera B.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *